El rol de la nutrición en el tratamiento del dolor

rol-de-la-nutrición-en-el-tratamiento-de-dolor
Facebook
Twitter
LinkedIn

La adecuada nutrición es fundamental para una adecuada salud y gozar de calidad de vida, ya que el control del peso es determinante para poder manejar adecuadamente el dolor. Asimismo, evitar determinados alimentos pueden tener una influencia muy relevante en los procesos de dolor.

En este artículo exploraremos la importancia fundamental de la nutrición en el manejo del dolor y la promoción de la salud.

Alimentos antiinflamatorios

Existen alimentos con cierta acción antiinflamatoria que pueden ayudar a reducir la inflamación, que a menudo está relacionada con el dolor. Entre estos se incluyen alimentos ricos en omega-3, frutas y vegetales vibrantes en colores, así como especias como la cúrcuma.

Del mismo modo, existen otros con acción proinflamatoria, cuyo consumo pueden promover reacciones inflamatorias (alcohol, grasas saturadas o alimentos picantes, entre otros) y algunas que tienen efectos neuropáticos.

Nutrientes clave para la salud muscular y ósea

Nutrientes como el calcio, la vitamina D y el magnesio son fundamentales para la salud ósea y muscular. Tanto es así que en ocasiones indicamos terapias locales que se basan en el uso de estos elementos, que hay que recordar su nulo efecto al ser ingeridos.

La deficiencia de estos nutrientes puede producir fragilidad osteomuscular, así como alteraciones en la conducción nerviosa, implicándose en cuadros de dolor neuropático.

Impacto de la alimentación en la salud intestinal

Recientemente, se dio mucha importancia a la microbiota intestinal en la regulación del sistema inmunológico y su relación con el dolor crónico, ya que un adecuado ambiente bacteriano en el colon es primordial para los trastornos de permeabilidad intestinal, provocando la entrada de sustancias neurotóxicas, entre otras, a través de la pared intestinal.

Hidratación y su impacto en el dolor

El consumo abundante y regular de agua es un hábito muy importante, no solo para controlar procesos bioquímicos y metabólicos cruciales para el dolor, sino por ser muy relevante a la hora de alcanzar una buena calidad de vida.

Alimentos que pueden exacerbar el dolor

Existen determinados alimentos que están contenidos en muchos de los productos que ingerimos,  que podrían agravar el dolor, como los alimentos procesados, azúcares refinados y grasas saturadas o especias, así como alimentos con la histamina abundante (presente en alimentos como el queso, chocolate, vino…).

Estos pueden favorecer la activación de determinados elementos de la cascada de reacciones inflamatorias.

Planes de alimentación para el manejo del dolor

Básicamente, se recomienda seguir una dieta equilibrada y mediterránea, sustentada en el consumo abundante de frutas, verduras y pescado.

Del mismo modo, una buena higiene alimenticia permite controlar el peso, lo cual es crucial en muchos procesos de dolor crónico.

Puede ser interesante la orientación de un nutricionista o médico especializado en patología endocrina que pueda diseñar planes de alimentación personalizados no solo para el manejo del dolor, sino evitar el empeoramiento de los mismos o ganancia de peso.

Podemos concluir que la dieta mediterránea es un arma nutricional y dietética muy adecuada tanto para el control como la prevención del dolor. De igual manera, los alimentos que consumimos han de ser cuidadosamente seleccionados para la búsqueda de una adecuada salud digestiva, redundando, por tanto, en la incorporación de elementos favorables para nuestra vida.


En Dolor Ventura, Unidad del dolor en Sevilla, estamos especializados en diversas disciplinas, incluyendo la medicina del dolor y la nutrición, ofreciendo un enfoque completo para el tratamiento y manejo del dolor crónico. Si buscas una solución experta para manejar tu dolor crónico visítanos para poder ofrecete el mejor tratamiento posible.

¡Pide tu cita ahora!